domingo, 8 de noviembre de 2009

Digo yo que vivir aquí tiene sus ventajas pero cómo me gustaría vivir en otro lado. Cuánto daño está haciendo el súper programa "Españoles por el mundo" a mentes errantes como la mía que siempre tuvo unas enormes ganas de vivir en otros sitios/países. Ahora no podría hacerlo, podríamos, quiero decir, que ya no es una decisión sólo mía, pero me haría nómada ahora mismo sin más tribu que la integrada por mi in-law&chichos, e iría a cualquier parte del mundo sabiendo que mi casa sigue estando aquí. Para mi son muy importantes las raíces y los puntos de referencia; conozco para quien están donde estén, así sea China, África, o Sebastopol, y es una suerte porque así nunca se irán por el barranquillo y donde vivan se sentirán como en casa.
Mis puntos de referencia, teniendo en cuenta que me iría con mi aparatito redondo, casi siempre, que indica donde está el norte o, lo que es lo mismo, con mi in-law, son dos: la casa de mis padres con sus dos habitantes y mis queridas. Luego, están más personas, relaciones tan o más intensas... pero cuando estoy mucho tiempo perdiendo de vista aquellos dos puntos... no me encuentro ni yo; claro, son mi referencia.

Por eso me encantaría vivir en otro lugar pero no de forma definitiva, volviendo a casa para encontrarme, y marchándome otra vez a donde quiera que fuera. Un par de años, por ejemplo. Luego seguro que en donde vivas, harás lo mismo que harías estando en donde estás siempre, con las adaptaciones necesarias, obvio, pero igual de intenssssso: domingo por la mañana, ummmm, prensa, café bien calentito, internet, paseo de un par de horas, lacón con grelos exprés, tintazo... pero hasta que llegas a la rutina, cuántas cosas nuevas encontrarás, vivirás, pensarás... y además, que igual, igual digo yo que no será.

No subvencionarán experiencias en el Ministerio de Asuntos Exteriores, verdad? Y ya si eso, y por dar opciones, anda que Central Park no quedaría contenta con los paseos de mi tribu&me!!!

6 comentarios:

Françoise dijo...

Pues yo la verdad a estas alturas ya no se que pensar.... yo he vivido en varios paises y antes me daba igual, ahora si que extraño mi casa, pero creo que me costaria adaptarme a ella de nuevo... no se, son ideas....
Pero sabes, a mi lo que me gustaria no es irme a vivir a otro lugar, sino irme a viajar siempre... un dia aca, otro dia alla y asi por todo el mundo.... aunque ya me imagino que la dicha me duraria una semana a lo sumo jajajaja pero igual quiero probar ;)
Un abrazo cariño!

Simplemente yo dijo...

Antes pensaba así, me gustaría vivir un año en varios paises del mundo. Pero últimamente me he "apalancado" y de mi casa a casa de mi madre y haciendo un esfuerzo a la de mis abuelos.... Lo que si me gustaría es como dice Françoise visitar muchos países, pero poco a poco.

Besos

coro dijo...

Francoise, yo estaría de viaje cada mes si pudiera, es cierto, pero tú has tenido la suerte de vivir en otros sitios y esa experiencia ya es tuya, yo aún no la tengo más que la de irme a estudiar fuera de mi casa durante los cinco años que duró la carrera, en fín, bien incompleta mi experiencia. Esta semana será mejor para ti que la anterior, un abrazo enorme!

Laia: Bueno, con otra en camino...no me extraña que estés algo apalancada! Pero estás muy bien, sí, sí, que yo te ví... un beso y buena semana.

bogotown dijo...

Me identifico mucho con ese sentimiento. Más ahora que nunca. RTengo unas ganas inmensas de irme, con mi parche (chico e hija) a buscar horizontes neuvos, pero siempre con el dese de volver a mi casa, a mi familia extendida. Que delicia... ojala el 2010 traiga regalos a nuestras vidas!

Mamá Carmen dijo...

Pues yo me uno a ti! siempre me atrajo algo así, aunque lo veo muy lejos (no me podría ir sin mis hijos) me encantaría vivir la experiencia. Hace ya muchos años estuve tres meses viviendo en Francia, como estudiante y me encantó. Supongo que ahora me conformaría con viajar, que hace mucho que no lo hago.

Un beso guapetona!!

Ainhoa dijo...

Yo también soy una fan de españoles en el mundo. He vivido en varios países y sí, se echa de menos a la familia, los amigos, pero la experiencia vale la pena. Ahora con los niños lo veo más difícil, pero no descarto la idea de mudarme un años o dos por trabajo a otro país.