jueves, 2 de octubre de 2008

Una pequeña explicación

Mi in-law no es mi in-law estrictamente. Quiero decir que lo llamo así siguiendo una conocídisma teoría suya: en una familia el marido es considerado por su mujer a todos los efectos como un familiar político, y más aún si hay hijos por el medio, pero aunque no los haya también; no tiene nada que ver con machismos ni con feminismos, sólo tiene que ver con el núcleo central de familia para una madre: sus hijos, claro, el resto ya es otra cosa; evidentemente el marido no es igual que el suegro, pero tampoco que el hijo… Un lío que medio- explico sólo para que se entienda por qué le llamo in-law cuando quiero decir marido. Con razón algunos se refieren a los políticos como los contrarios.

Todo esto era para contar que mi in-law está pasando una época de muchísimo trabajo, llega el pobre derrotado a casa, y me dice que menos mal que estoy yo y ve mi sonrisa al llegar, y a mi me chifla que me lo diga, más después de doce años, pero yo creo que lo que realmente le encanta es llegar a Su Casa, porque en momentos de tensión llegar a casa es como ponerse a salvo, igual que cuando jugaba a la pita hace mil vidas: sólo estabas a salvo de perder cuando tocabas y decías casaaaa

4 comentarios:

Laia dijo...

Yo tb quiero que me digan eso todos los dias!!!

Meiga en Alaska dijo...

Y yoooooooooo!!!!!!! :)

Françoise dijo...

Ay que lindo!!!! yo aun no te conocia, que lindo es comocerte mas!!! que lindo es tu in law!!!!, claro que le gusta llegar a casa y estoy segura que si tu no estuvieras, no seria lo mismo por mas que le guste llegar a casa.
Divinos!!!

bogotown dijo...

Ahora lo entiendo.. por fin... No entendía qué tipo de relación tenías con tu suegro que lo querías llevar a todos lados. Por que yo los quiero, mucho, pero en su casa, jajajaja