sábado, 31 de octubre de 2009

Necesidades

Mi padre y mi hermano mayor se fueron en coche, juntos, a un viaje por el sur. Les esperaba mi tío en Cádiz donde vive y se pasaron en total unos quince días. Hace tres semanas que no los veo y me muero por saber si volvieron hablando o no se dieron ni los buenos días... pero es una pregunta/duda retórica: se llevan de coña los dos y se entienden. Mi madre me dijo que uno de los días que habló con mi hermano le dijo que hubo alguna comida que tuvo que hacer de pie porque no pudo sentarse de la risa... no conozco nada más divertido que oír a mi padre y su hermano juntos... bueno, alguna cosa sí hay, pero ahí, ahí andan.
Ya he contado hasta aburrir cómo me gusta verlos en acción y mañana por fin, además, lo oiré.

Soy excesiva en todo y también en afectos y cuando quiero, adoro y cuando extraño, me duele. Por eso, aunque soy muy despegada y estas tres semanas estuve muy contenta y muy bien, quiero que llegue mañana para verlos y de camino a su casa, la de mis padres, iré preguntándole a mi in-law como siempre ¿no se te está haciendo eterno?

4 comentarios:

Miriam dijo...

Que genial es tener familia. Yo muchas veces, cuando estoy con ellos, me evado y empiezo a "verles desde fuera" y me doy cuenta de que son los mejores.

Como yo le digo a mi madre, menos mal que no se escoge en que familia caes... porque si yo hubiera escogido, seguro que habría elegido peor que lo que me ha tocado ;-)

Simplemente yo dijo...

¿Qué tal fue esa comida? ¿Aun tienes agujetas de la risa?

Muchos besitos

Françoise dijo...

debe ser bien divertido... de hecho yo a tu familia siento que ya la conozco y me caen taaaaaaaaaan bien todos ;)
besotes cariño

coro dijo...

Sí Mirichán, una suerte.
Laia, un 10 les pongo.
Francoise, te encantarían.
Un beso enooooooorme para las tres.