sábado, 14 de noviembre de 2009

La sorpresa de mi vida

Ya me da rabia no tener grandes sorpresas que contar, simplemente estoy con ganas de saltar pero por razones tan veniales como planes de trabajo y estudios varios, es decir, más de lo mismo como decía ayer.

Pero pensando en otro sorpresón parecido en el que estoy invirtiendo tiempo y las pocas neuronas que me quedan, me imaginé inmersa en uno para mi; cuál sería mi gran sorpresa... no me darían las horas para contarlas todas, su número se aproximaría al infinito. Ahora me río de mi adolescencia cuando mi eterna sorpresa tenía ruedas: un coche con lazo incluido a la puerta de mi casa, edificio en aquel momento; no sé cómo sería mi reacción porque nunca me llegó a pasar pero conociéndome, llegaría a Australia empujada por gritos y saltos.

Después de pensarlo, he llegado a la conclusión de que la pera limonera de las sorpresas, la que sería la de mi vida hoy por hoy, la encabezaría un viaje y/o un bebé. Esto último no tiene gran mérito: necesito ponerme a ello y que una vez en situación, llegue; vaya, que ahora mismo no sería una sorpresa, sería un milagro y, en cualquier caso, lo emocionante sería ver cumplido algo en lo que he pensado desde hace mil vidas y que no sé por qué, tengo dudas de que pueda producirse.
Total, que pensé en un viaje como sorpresa estrella, viniera de quien viniera, in-law, amigas, familia...Cómo sería de estupendo que, de repente, un día normal que vas a tu despacho, acabes en el aeropuerto con una buena excusa, lo suficientemente buena como para que no te huelas una sorpresa sino más bien una cámara oculta ... ummm, cierro los ojos y parece que me veo... una vez allí, me tapan los oídos y me meten en un avión sin saber a dónde hasta llegar a destino, no insisto en saberlo porque lo mejor de las sorpresas es no saber que lo son...
Adiós, abro los ojos como platos: me acabo de dar cuenta de que para esto alguien tendría que haber hecho mi maleta y uf, no veo a mi in-law pensando en tanga o braga, pantys o calcetín, sujetador cómodo o pornochou, crema hidratante de cara, cuerpo, pies, manos... toallitas desmaquilladoras para pieles sensibles, camisón o pijama, botas o zapatos... no lo veo, no. No huelga decir, que dicen los cursis, que yo se la haría de arriba a abajo perfectamente sin olvidarme de na-da, claro que calcetines+calzoncillos+camisas+pijama+desodorante es su básico de guerra, el resto: en el hotel o de serie.

En fin, que nadie de mi entorno lee esto pero estoy dispuesta a recibir sorpresas viajeras de todo tipo, playa, montaña, de tirados o postín, eso sí, no quiero saberlo.

7 comentarios:

Simplemente yo dijo...

Coro, no puedo remediarlo, me encantan tus reflexiones de tu in-law, definitivamente yo tp lo veo haciendote la maleta... jajaja.

Quien sabe, lo mismo alguien pronto te sorprende, la vida es así, cualquier cosa puede suceder.

Besitos

Su dijo...

Te servirian una fuente de croquetas como sorpresa???
no???
ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!
cachis!!

Un besote caminanta!

coro dijo...

Laia, eso, eso, nunca se sabe!!! Un abrazo

Su, ni lo dudes!!hoy me llegarán a casa, no? de sorpresa, claro. Beso enorme también para ti.

Ainhoa dijo...

AY Coro, yo tuve una sorpresa así y X. preparó mi maleta bastante bien (aunque tamaño familiar en lugar de tamaño fin de semana y fallaron los zapatos que no cogió más). vino a buscarme al trabajo con la excusa de que íbamos al cine con unos amigos que viven como a una hora de Bruselas y hablando, hablando cruzamos la frontera (ni me enteré, pero es que Bélgica es tan pequeña) y acabamos en http://www.etretat.net/index2.php
No pierdas la esperanza!!!

coro dijo...

ummmmmmm, qué delicia, Ainhoa!!! Esa sí es una buena sorpresa!. Me encanta Francia, el otro día volví a Angers y al verano que la conocí, hoy a Etretat... quieres matarme de nostalgia?

Françoise dijo...

jajajajajajajjajajajaja eres genial!!!!! jajajajaja la verdad nadie hace una maleta tan bien como uno mismo!! jajajajajaja
yo voto por lo del bebe... el viaje que venga despues... en el postparto ;)
Besotes!

coro dijo...

Jajajjajaja, Françoise, una prima mía tuvo la sorpresa de un viaje estupendo en un postparto, y allá se fue con su bebé, a ver si la solución es combinarlo!!!!!!!! Un besazo enorme y vueeeeeeelveeeeeeee!