sábado, 21 de noviembre de 2009

Mi mío

7:30 horas, ojos como platos, será por ser la hora habitual. Venga tía, levántate, cuanto antes empieces, antes acabas. Lista con un café bien calentito y del tirón hasta la una. Continúan las obligaciones: depilaciones varias, agua caliente, hirviendo prácticamente ummmmm, pienso en que hoy no puedo por tiempo pero mañana me pasaré una hora entera y verdadera a remojo cual lacón, igual desalo. Vaqueros, botas, algo de rímel y a la calle, todavía hay que terminar las últimas obligaciones de la semana: aprovisionarse de víveres suficientes para el sábado y el domingo porque esta menda no piensa salir de la esfera chimenea-sillón-cocina, así truene. Comida con sobrinos y demás familia y paseo con chichos y playa al volver, sí, sí, sacamos a la playa a pasear, en el otoño pocos lo hacemos; de paso, bajamos la comida y demás elementos ingeridos.
Y por fin, ahora sí.... chssssssss, ni mu oigo, ni mu digo, ni mu me dicen y si me dicen mu ni me entero: empieza mi fin de semana, MI porque hasta ahora no era mío, era el finde común de los mortales; se puede parar el mundo si quiere, a mi plin, con un buen tinto y una buena novela entre manos... disfrutemossssssssss.

5 comentarios:

Simplemente yo dijo...

¿qué tal fue tu particular fin de semana?? Muhos besitos preciosa

coro dijo...

Cómo te explicaría querida Laia???? Todo súper menos las horas que no dejaron de pasar a velocidad de vértigo!!!! Un beso enorme

Killa dijo...

Esos fin de semanas para desconectar son geniales...
Espero que lo aprovecharas!!

Killa dijo...

Por cierto de donde es la foto de cabecera que tienes?? Es preciosa... me recuerda a un pueblecito costero de por aquí...

coro dijo...

Killa, la foto es el reflejo de la Playa de Beluso en una ventana, un pueblito de mar del sur de Pontevedra, en Galicia. Es una preciosidad, gracias por venir y comentar!