martes, 14 de julio de 2009

Procastinando un rato

Me levanto temprano para que me de tiempo a hacer todas las cosas que quiero en el mismo día, recalco mismo día porque ése es mi reto diario: hacerlas hoy y no dejarlas para mañana. No siempre puedo.
Cuando es por falta de más horas no me preocupa, sé que no puedo hacer más y listo.
Cuando es el resultado de mi tendencia, agravada con los años, a dejar para mañana lo que puedo hacer hoy, me enfado mucho conmigo porque no hacerlo no significa que lo elimine de mi cabeza y/o día, no, está rondándome todo el tiempo y me acuesto pensando mañana tengo que resolverlo. Y mañana igual, y el otro... Más o menos esto es a lo que se lama procastinar... Yo lo conjugo en primera persona del singular del presente de indicativo muchas veces, hoy sin ir más lejos. Quiero decir, hay problemas que se plantean en el día a día de mi profesión, como a todo quisque obvio, y me pongo a ellos en seguida porque sé por dónde tirar, cómo minimizar las consecuencias negativas que siempre las hay y, a la vez, cuánto bien obtendré porque estoy casi segura de que alguno habrá; aunque me cueste horas y horas y más horas, lo hago al día, al día siguiente continúo y si hace falta más, pues al otro. Esto me divierte y llego al despacho con ganas.
Pero y de aquellos asuntos sobre los que no sé si estaré haciendo lo correcto, ni por donde tirar, ni si lo que he decidido puede incluso empeorar la cosa? Estos me matan. Y llegar pensando que tengo que meterles mano sí o sí, aún me mata más. Me convierto en la mujer duda andante y me rondan, y me rondan y me rondan... un coñazo. Ahora, hoy mismo, en este mismo momento, estoy metida en un par de estos... horror! Para evitar enfrascarme no encontré mejor excusa que contarme lo que me pasa, cómo si no lo supiera ya!!!!

2 comentarios:

Laia dijo...

Pufff soy experta en dejar para mañana o pasado mañana o al otro... ¿por qué seré así de vaga? no tengo remedio.
Espero que termines todo a tiempo y estés contenta contigo misma y asi poder disfrutar de unos mojitos :)

Lu dijo...

Pero es que no siempre sabremos si la decisión que tomamos va a ser la correcta o no, hasta que la tomemos.

Arriésgate hoy, y luego evalúa los resultados de tus decisiones.

Mucha suerte y besos,

Lu