lunes, 1 de noviembre de 2010

Se lo debo

Le debo a este domingo estar de buen humor a una hora tan horrible como las once de la noche. Conste que al domingo como tal le debo muchas cosas más, en realidad, nadie me da unos aperitivos tan curraos como el domingo, el mejor pescado de la semana, las mejores siestas, paseos, pelis, no sé, el domingo es un día fantástico, hoy terminé novela además y las horas desde entonces se me hicieron enormes, ya conté otras mil millones de veces mi mal entendida lealtad con las historias que leo así que no me repito más. El domingo sólo tiene de malo una cosa proporcionalmente igual de buena el lunes: se acaba, por eso a las once de la noche estoy pidiendo papas, decimos aquí, clemencia sería para el resto del mundo.

El  ambiente en este momento es algo... distinto?, me vale, llevo un buen rato cantando a gritos lo que se me pone a tiro para pasmo de mis co-usuarios de salón, dos perros y un hombre con ojos como platos. Sube el volumen por favor, la ocasión lo merece.

Esto todo ayer, igual hoy lunes día de todos los santos no es el día para nada más que para estar en casa tranquilamente por la tarde, por la mañana he visto flores hasta en la playa.

4 comentarios:

Mamá Carmen dijo...

Me encanta Abba, lo de subir el volumen ya está un poco más complicado, aquí ya es la una de la mañana y no sé si los vecinos se lo tomarían a bien. Qué tengas una buena semana!!

coro dijo...

Carmen, cuánto tiempo. Ya veo que va todo va bien, me alegro; cuenta con una ruta bien hecha!!. Un abrazo y buena semana para ti también.

Alegría. dijo...

Bueno, esta semana tienes falta, jajajajajajaja.
Un beso.

coro dijo...

Y la tendré hasta la próxima, me aburrí definitivamente, jajjajaja, te leo no obstante, un abrazo