viernes, 3 de septiembre de 2010

Encuentros en la tercera fase.

Esta noche, por fin, después de mil años, recibí las disculpas de mi EX, con mayúsculas porque otros haylos pero con huella no. No eran necesarias pero sí reconfortantes. Ni pedidas, ni esperadas, ni ni alguno más que me quede por ahí suelto. El desamor, no encuentro otra palabra más cursi si no la pondría, duele físicamente. Es horrible, desesperante, humillante. Pero, a la vez, cuando uno lo supera se cree el rey del mambo, para sí mismo, no respecto a los demás. Pasé de lo mejor a lo peor, del fango al hundimiento, y del hoyo al mambismo  o la gratitud con tu forma de ser y superar. Estuvimos como tres años con idas y venidas y, finalmente, cuando ya estaba en fasefango, otrA le gustó más y llegó el hundimiento o faseH. Empatizo hasta casi las lágrimas con los que están siendo víctimas de sus garras, del desamor digo, porque juro, rejuro y retequetejuro que sé bien por lo que están pasando. Igual no pasarlo es lo que te ahorras en la vida, pero pasarlo y sobrevolarlo con el tiempo te aporta algo más. O básicamente: sumar. De no ver tu futuro a verlo hay un mundo, y esto hace callo.

Lo ví esta noche, decía, en una especie de pub-barco, no había estado allí en mi vida, y primero, y como siempre, me hice el avión. Pero me crucé y no hubo más remedio, me paró y me abrazó, así sin más. No necesitó decirme casi nada, me miró, relamió mis ya lamidas heridas, y me volvió a abrazar. Ahí lo supe: sintió haberme hecho sufrir tanto; claro que él esto lo supo con los años, intuyo que no sólo con el paso del tiempo, que efectivamente da un barniz de un color bien brillante, sino con lo que él luego sufrió en sus propias entretelas. Me quiso mucho, no lo dudo, pero me dejó de querer antes que yo a él y a mi me costó mucho dejarle de querer tanto.

Vive ahora en la parte oriental del planeta, físicamente me refiero, supongo que mentalmente también, y tiene noviO, sí, hoy da la risa, ciertamente; a quien por cierto me presentó y me pareció él cuando lo conocí: guapísimo, estiloso, educado, bien vestidopeinadoyaseado, con sus maneras, o amaneras, con todas las que él también tenía y yo, que las supe, no oí, y a pesar de las cuales me hizo sentir en su día la más guapa, divertida, inteligente, brillante, sin serlo. No teníamos futuro porque no lo teníamos pero además éramos de imposible unión.

El encuentro en el pub-barco, que por cierto estaba situado en una mezcla entre las ciudades de Amsterdam, Londres, Madrid y mi pueblito, y en el que nos amnistiamos y nos sentimos tan bien sólo con los ojos, lo soñé esta misma noche, lo demás, por suerte y antigua desgracia, no.

4 comentarios:

Simplemente yo dijo...

Las vueltas que da la vida, eh?? y este mundo es un pañuelo.

Aunque suene cruel a mi me encanta que te dejara y te fueras con inlaw para ser tremendamente feliz!!!!

Besitos

Alegría. dijo...

Yo creo que eres tú, la que ha cerrado capítulo definitivamente con tu sueño.
Te siento una persona razonablemente feliz, feliz en su vida, con su chico, un beso enorme.
Perdona que no esté más charlatana; acabo de levantarme y tengo migraña.

coro dijo...

Jaaajaja Laia, yo también me alegro. Otros para ti
Y sí Alegría, cerré. Cuídate y ponte a resguardo, te espero cuando se te pase. Otro tan grande para ti.

Alegría. dijo...

Acabo de llegar; he estado entrando y saliendo. El dolor, desapareció, y he pasado un sábado más que bueno. Voy a leerte ahora. Un beso de buenas noches.