sábado, 29 de mayo de 2010

Una chavalita...


Mis 36 años ya están aquí. Ya no voy a volver a contar todo lo mayor que me siento para según qué cosas y lo presente que tengo lo joven que soy y lo que ejerzo. Hay cosas y decisiones que tienen una fecha, un período, y en algunas/os estoy al límite, lo sé y lo asumo a medias. Para otras muchas, me queda toda la vida que pueda, la que me bebo a tintazos siempre que tengo ocasión, la que lloro desconsolada (generalmente a tiro de los 28 de cada mes), la que sea, pero intensamente.

Lo cierto es que este cumpleaños ha sido raro. Fue domingo, muy a mi pesar, yo estaría dispuesta a perder el día fijo si a cambio pudiera elegir el día, sería como los calendarios laborales: cada año salen publicados los festivos de la localidad porque hay festivos que caen en domingo y los cambian para día laborable; eso haría yo: remitiría el primero de año a mis conocidos el día de mi cumpleaños de ese año, un jueves por supuesto, y si me apuras, de la misma semana siempre para no confundir en exceso, y así me podrían felicitar, y a la vez, celebrarlo el día perfecto de la semana. Qué digo conocidos, a mis íntimos y familia, no soy una cumpleañista muy llamada pero no me fallan los de siempre y a mi tenerlos todos los años desde que recuerdo, más alguna llamada de mis nuevos descubrimientos, es un auténtico placer. Me llaman los integrantes de mi ajuar doméstico.

Decía que fue raro pero feliz. No creía yo que fuera a serlo tanto pero una vez más, tengo que callarme y bajar las orejas. Primero me llegó este regalo de la foto en forma de diminuto, no soy partidaria de regalar animales pero este era un regalo digamos que pedido ( a gritos milagritos!). Luego crucé la ría más bonita del mundo por el puente más bonito del universo y me fui con mi salud (claro, mi in-law) a comer un marisquito, y un pescado fresco, y un vinazo albariño, yyyyyyyyy... en fin, al fin, el día terminó con una sonrisa, lo cual, para un domingo, tiene mérito.

Las celebraciones no han acabado, cené el fin de semana con una parte de mis amigos haciéndoles una cena en mi casa en la que me reí y lloré hasta arriba, es lo que tienen estas fechas. Y me queda otra cena también en casa para los que se quedaron sin, y luego una comida con mi familia; ésta última, conociéndonos, igual la hacemos el 3 de agosto con el 42 aniversario de mis padres... no, en serio, juntamos tres cumpleaños en uno con una diferencia de veinte días, así somos. Cuando nos volvamos a ver habrá pasado más de un mes sin vernos, no es récord pero se aproxima. Ya veo a mi padre en la puerta con un post-it amarillo en la solapa a modo de identificación en el que pone"soy papá" para identificarse ante el personal por si con el paso del tiempo nos hemos olvidado de su cara, y de paso, para el descojone generalizado... así de divertido reclama más reuniones. Como decía, no me importa que haya pasado una vida desde el día de autos, mi ilusión está intacta, siempre tendría que ser el cumpleaños de uno, bueno, casi siempre.

6 comentarios:

Simplemente yo dijo...

Feliz cumpleaños muñeca!!!ya sabía yo que andaba por estas fechas.

Estas en la flor de la vida, tu di que si hay tiempo para todo sólo tienes que esperar que te vaya pidiendo el cuerpo.

Me encantó tu regalo, es taaaaan tierno!!!! ains que cosita.

Muchos besitos y que cumplas mucho mas

Françoise dijo...

Feliz cumple mi bella!!!!! me alegra muchisisisisismo que lo hayas pasado tan lindo, me alegra un monton (no sabes cuanto) ese regalito en forma de cachorro :) es lo mas lindo que vi en mucho tiempo, me alegra saberte tan llena de seguirte bebiendo la vida a tintazos, me alegra mucho verte bien!
Yo de mi parte te deseo muchisisisma mas felicidad para este nuevo año de vida, que logre smas sueños y que tengas muchas mas satisfacciones... te las mereces todas!!!
Feliz cumpleaños Coro hermosa!!!
(insertar mil abrazos y besos aca)

Elenita dijo...

Muchas felicidades! 36 años no es nada...lo mejor empieza ahora!
BEsos!

Alegría. dijo...

¡Pues felicidades!
Me gusta el gesto de tu padre; dice mucho de su caracter, ¿no? Yo también mantengo la ilusión intacta en mis cumpleaños, casi como cuando era niña. No soy yo muy de celebraciones "al uso", pero las tuyas, me gustan, ¡y por triplete! Buena comida, buenas vistas, tranquilidad... relativa. Un gran lujo.
Un beso.

P.D. La foto, sin palabras.

coro dijo...

Gracias a todas, me llegan las felicitaciones como si fuera el mismito día del cumpleaños. Un besazo enorme, vamos a seguir de fiestaaaaaa!!!!

Ainhoa dijo...

Felicidades guapa. La cosecha del 74 fue de las buenas, eh?
Y me alegro de que lo pasaras tan bien. Y el regalo? Precioso, ya te dije que yo también quería uno así y me tuve que conformar con un reloj para reemplazar el que mi hijo me rompió unos días antes.