domingo, 23 de agosto de 2009

Un paseo por una parte del paraíso


El paraíso, mi paraíso, tiene un contenido amplísimo pero muy, muy seleccionado. Todo lo que lo integra es fundamental para mi, por unas razones u otras, todo es un imprescindible. Ahora se me ocurren varias.

Además de contar con un LincolnCenterdeNueva York en el que ir a ver bailar a A. Corella- que sí, que volvería a figurar en el elenco estelar-, tendría varias calles de la city que recorrería a mi antojo a diario, qué coño, en mi paraíso estaría todo Manhattan. Un Passeig de Gràcia como el de Barcelona, mis islas favoritas: las Islas Cíes.

Por supuesto, habría tinto hasta aburrir, preferiblemente un buen rioja. Muchos en realidad. Por supuesto, se tomaría el aperitivo en condiciones, con albariño a poder ser o cerveza en vaso frío.
Abriría un establecimiento con todas las cosas de primera necesidad: patatillas, aceitunas, pescadito frito, un buen entrecot, grelos, , jamón del bueno y kiwis, libros y música. Abriría un tipo Fnac, por ejemplo, con súper. Claro que afearía mucho el entorno... casi mejor, que haya un Correos y Telégrafos diminuto y ya me las apañaría yo con los envíos al paraíso.

Y luego ya, habría una sección de viajes/destinos/escapadas que realmente serían paraísos en pequeñito no para diario pero sí para montar un paraíso una vez en la vida, serían sucursales de mi paraíso.

Todos estos básicos habría, ah! claro, y una buena cocina, donde cocinar y donde nos cocinasen, con una barra alta por supuesto para tomar notas/tapas/...; traería al paraíso, a hacer jornadas gastronómicas, a todos mis cocineros preferidos, del mundo 2.0 y del no 2.0, a todos. Les trataría de persuadir con todo lo anterior y también con un porche con vistas al mar, ya puestos, donde degustar cocktails varios. Muchos, again.

Y sobre todo... este paseo de las fotos con mis Chichos por nuestra península preferida. Es el paseo que hacemos todos los fines de semana, después de comer, las chicas de la familia y mi súper sobri en su sillita y es el que hago en invierno, muchos días, con mi in-law&chichos. Lo empezamos al lado de la casa donde están mis padres en el verano, vamos al muelle y vemos a las personas que van allí a pescar, seguimos el paseo bordeando la península que forma este monte, rodeados de mar por los cuatro costados; tiene zonas despejadas en las que sólo está el mar y otras en las que se sombrea con los pinos, eucaliptos y demás árboles y arbustos; terminamos en una pequeña ría que se forma naturalmente y crea un espacio que podría pasar por laguna si no fuera porque la marea sube y baja y el mar entra y sale a su antojo. Es fantástico. Sin duda en mi paraíso hay un paseo por Montelourido como el de la foto de hoy, y si no existiera, lo inventaría.

4 comentarios:

Françoise dijo...

Que bonito post!!!!!!!!! me encanto!!!!!!!! ahora me voy a quedar pensando cual seria mi paraiso... lo voy a meditar, mientras tanto me voy a dar un paseito mental por el tuyo, que esta de lujo!!!!!!!!!
Abrazo, feliz domingo linda!

Inmaculada (Adi) dijo...

La vida está hecha de sueños, es lo que nos da esperanzas para el futuro y fuerzas para seguir. Qué tristeza las personas que dicen que ellos viven sólamente el presente... ellos no tienen sueños?

Para mí, mi paraíso son mis hijos, mi familia, algo que a pesar de tenerlos a mi lado, siempre se renueva cada día, nunca somos iguales y algunas veces soñamos juntos, los mejores sueños...

Espero que tus sueños estén a la vuelta de la esquina y los disfrutes muchos años.

Un abrazo.

Laia dijo...

Me ha encantado el post y tu paraíso, con tu permiso lo cojo prestado por un rato.

Muchos besos guapa

Lu dijo...

Bueno yo voy separando mi espacio, porque me voy a vivir contigo en ese paraiso :D

Besos,

Lu