sábado, 1 de agosto de 2009

Año 1 después del descubrimiento o año I d.d.d.

Tengo tendencia a la inspiración nocturna, no suena muy bien, lo sé, pero es que es a estas horas de los sábados cuando más me gusta leer otros blogs y escribir en este... Hace un poco más de un año, sentada en el mismo sitio, con un vino y una noche lleniiiita de estrellas, me aficioné a otras vidas, en aquel momento fue la de Cote y su de aquí y de allá... me cautivó de principio a fin y casi me la leí de una tacada. Luego vinieron muchas más. Hasta hoy, un año después del descubrimiento inicial del mundo 2.0, que me encuentro en una situación muy similar, también es sábado y también hemos llegado hace poco de comer fuera, tengo un vinazo entre manos y voy de una carcajada a otra con la lectura de una nueva casa que he encontrado... divertidísima ando con su sarcasmo, no apto para los de sentidodelhumor=0.

Mi in-law tiene cosas que hacer y hemos quedado en hacernos caso más tarde. Menos mal que él no tiene la opinión, con la que me sigo encontrando en mi entorno, de que este mundo es sinónimo de ligoteo y por consiguiente: divorcieteo, como si tener un blog fuese un chat de mujer blanca soltera busca como decía la película. Total, estoy disfrutando el momento como se merece.

Realmente, pocas cosas me han resultado tan gratificantes como la de escribir aquí. Por lo general, no suelo releer lo escrito porque no siempre me convence, muchas veces me siento ridícula y otras incluso me cuesta, pero me gusta saber que mi pasado no solo está en mi memoria o en la de mi PC, desde hace un año, también se encuentra en este blog. Como además soy portadora de nostalgia a esgalla, o en abundancia, -añadamos otra tendencia al saco-, me he puesto a recordarlo... No han cambiado muchas cosas desde agosto de 2008, sí me he liberado de un lastre que me pesaba un mundo, y, en general, estoy bastante mejor, un poco mayor y contenta, muy contenta con esta catarsis que este blog me supone cuando vengo a diario.

En fin, hoy quisiera agradecer el paso por aquí a todos siendo educada y poco plasta, como aquel señor, de sesenta y pocos años, al que conocimos en los paseos con chicho por la playa de la ciudad: se acercaba a nosotros con su labrador, se sacaba uno de los dos auriculares y sólo saludaba educadamente "buenas tardes", no decía ni mu más, volvía a ponérselo en el oído, soltaba al perro y se ponía las manos a la espalda esperando allí pacientemente a que su can acabase los juegos, unos quince minutos, momento en que lo llamaba, lo sujetaba y se volvía hacia nosotros, sacándose otra vez el casco, diciéndonos "muchas gracias y buenos tardes"... gracioso el tipo, iba al grano. Yo hoy igual, aunque sólo sea en la despedida, muchas gracias y buenas noches. Muchas, muchas, gracias. Por este año y por muchos más.

5 comentarios:

Françoise dijo...

En esta casa tampoco creemos en ese de que los blogs es divirceteo jajajaja, el facebook depronto, pero el blog no jajajaja
Sabes, yo tambien soy mas productiva en la noche (se oye muy mal, no)... soy una noctambula inspirada ;)
Otra mas en comun!
Besos

Laia dijo...

Feliz I d.d.d me encanta la forma originalo que tienes de llamar a las cosas.

A mi tambine me pasa ser mas productiva de noche (aunque como a Françoise me suena mal, jajaja).

Espero que sean muchisimos d.d.d mas. Besos

Lu dijo...

Oh felicidades por el aniversario Coro!

Gracias a ti por dejarte "conocer", por compartir y estar presente.

Yo soy al revés, muy temprano por la mañana resulto más productiva que por la noche.

Besos,

Lu

coro dijo...

Francoise y Laia, nos uniremos, pues, al club de la productividad nocturna no se hable más!!!! Y con Lu compartiremos las mañanas que aunque menos productivas, dan para mucho, ok? Besos enormes y grandísimos a las tres.

Mamá Carmen dijo...

Muy feliz año! Yo estoy en época floja, la inspiración no me llega ni con nocturnidad ni alevosía. Y eso que todos los días hago el ejercicio mental de escribir una entrada, que luego se diluye mientras pasa el día y me da mucha pereza, además de otras emociones, ponerme a delante del teclado. Supongo que llegaran tiempos mejores y más inspirados.