sábado, 25 de abril de 2009

Prescripción médica: una dosis familiar, preferentemente paterna.

Que me gusta estar con mi familia no es novedad, que me lo paso genial con ellos no es un descubrimiento, que soy feliz oyendo sus historias es un básico casero... en fin, que hoy, después de casi un mes sin vernos, nos hemos encontrado en nuestro punto de reunión favorito. Maravilloso.
Cada sábado´s meeting se presenta alguna razón más para dar fe de la crisis imperante, hoy le tocó a uno de mis hermanos contarnos que su futuro y la prestación por desempleo, van a estar indisolublemente unidos por un tiempo en su vida. Él lo esperaba desde hace meses, no fue una sorpresa y aunque no deje de dolerle puede que haya encontrado algo positivo dentro del desastre, ojalá lo veamos. Mis padres se han quedado preocupados, lógico. Pero lo cierto es que los padres lo saben tutto di te y no les ha cogido de nuevas: puedes no decirles nada, no contarles nada, puedes estar como si nada hubiese pasado, que ellos sabrán que no es cierto, porque como sí hay algo que decir, algo que contar y algo que sí ha pasado, y que se te nota aunque no lo creas, ellos siempre lo verán. Mis padres, también.

LLegué a su casa hoy con unas ganas locas. Tuve un mal final de semana que no me afecta más que lo que afecta una decepción con la suerte de no ser importante porque mi vida ha empezado a cambiar hace unas semanas para bien, pero las decepciones también duelen y hoy necesito sus palabras mágicas...
Hace cuatro semanas que no veo a mi familia por unas vacaciones y otras reuniones familiares varias; no soy de natural dependiente y he pasado bastante más tiempo sin verlos y sin grandes añoranzas por ello, pero ayer ... Los días del mes que eran también hicieron su trabajo.

Realmente, la persona más importante en mi vida es mi in-law, sin dudas, sin absolutamente ninguna duda. Nadie me entiende como él ni me divierte/gusta/tranquiliza/aporta/anima/protege cuando le dejo... La verdad es que mis Chichos, también... Pero hoy me permití pedir un plus. En fin, la dosis de hoy ha sido suficiente para aguantar unas semanitas más. Así que ya estoy pa´otra. A caminar se ha dicho...

2 comentarios:

Laia dijo...

Coro tienes razón, los padres lo sabemos todo aunque no digais nada, jajaja. Yo solo con mirar a Aitana por el cristal de su clase (me gusta quedarme unos minutos observandola en su entorno ajena a mi mirada) ya puedo adivinar como le fue el día y solo tiene dos años y medio.

Necesito dosis de familia yo tambien, quiero ver a mi mama!!! (si, yo si soy dependiente sin remedio y lejos de mejorar con los años voy a peor).

Veras como pronto tu hermano encuentra solución a sus problemas laborales.

Muchos besos y me alegro muchísimo de que disfrutaras de tu día en familia

Waiting for Godot dijo...

Siento lo de tu hermano pero yo pienso que siempre esas cosas que pasan si se llevan bien pueden resultar para mejor. Ya veran. Y con respecto a la familia, te entiendo perfectamente, yo siempre quiero estar con mi familia, son unos seres simplemente maravillosos. Besos para ti.