domingo, 26 de abril de 2009

Estoy mayor...

No soy mayor, con 34 años no se puede ser mayor, pero sí me siento así. Este fin de semana fue intenso socialmente, lo definiría diciendo una frase que me encanta y que oí un día a una chica a la que se le acumularon sus planes: "se me juntaron las cabras"... já, hay gente ingeniosa. Total que tuvimos cena el viernes con unos amigos y sus amigos y cena el sábado con una pareja amiga, él es íntimo de mi in-law y es realmente un tipo fantástico. Hoy estoy por el suelo. Los excesos y el poco sueño me pasan factura en seguida... con lo que yo era!!!! Mítica frase esta también que uno se empieza a repetir cuando tienen cierta intensidad sus fines de semana y los años se suceden.

Este amigo de J. y su mujer son auténticos bont vivant. Saben disfrutar de la vida y se la toman con una filosofía propia de Epicúreo. No están exentos de estrés, preocupaciones laborales importantes y decisiones estratégicas, no en vano son altos directivos de sendas empresas (lo cual en el caso de ella, por ser ella y no él ya tiene mérito aún en estos tiempos). Pero esto no les impide disfrutar al máximo de la vida. No al límite, sino al máximo. Y me gusta encontrarme con ellos porque siempre tienen un viaje que contar, un restaurante que han probado, un vinazo que les ha dejado mudos, fines de semana dedicados a la gastronomía de la ciudad/lugar que visitan, una película interesante, una buena frase o teoría del último libro que han leído... un gustazo. Lógicamente no toda persona a la que no le falta materialmente nada es imbécil por definición. Además de tratar que estés/elijas/pruebes lo que realmente te apetece/ les apetece, se puede mantener con ellos, una buena conversación, con fundamento. Y yo esto sí lo fui valorando con los años: soy feliz entre palabras. Está claro que siempre hay cosas en común entre personas con vidas tan dispares.

No puedes pagar ni una caña con ellos, excuso sacar la cartera, pero no me molesta ni me peleo, una porque sé que sería una pérdida de tiempo, y otra por lo que disfrutan haciendo disfrutar a sus amigos... Lo dicho, me apunto a su hedonismo. Así que, estoy mayor pero y qué? con lo he disfrutado este fin de semana... Por cierto, no me queda nada para los 35... ay, ay, ay, tictactictactictactictactictactictactictactictac...

4 comentarios:

Françoise dijo...

jajajaja, tictactictac... que delicia! y si asi pasas los fines de semana normales, no quiero ni imaginarme el parrandon para el cumple!!!!
Si, como añoro mi vida hedonista de alguna epoca! jajaja

Laia dijo...

Coro somos dos una vez mas tic tac tic tac tic tac dos semanas y media y habre cumplido un añito mas.

Que delicia de amigos, así da gusto. Yo si fuera ellos tampoco me sentiría culpable, estan viviendo su vida y disfrutandola al máximo, acaso es un pecado?? y seguro que si pueden permitirselo y han llegado tan lejos laboralmente su esfuerzo y dedicación les habrá costado. EN esta vida nadie te regala nada.

Muchos besos guapa y descansa del agetreado finde

Ainhoa dijo...

A mí el tictac de los 35 ya me llegó y siento el paso de los años, obvio, pero no me siento mal (sólo me molestan las canas que están haciendo ato de presencia). Creo que en cada etapa de la vida he disfrutado bastante, sin excesos pero aprovechando bien. Espero poder seguir así.
Ya nos contrás como fue el cumple cuando llegue.

coro dijo...

La verdad es que me quedan bastantes días para los 35 todavía, pelín exagerada...
Por cierto, gracias a las tres por dejar comentarios en esta casa siempre con educación y respeto, y también a todos los que otras veces los han dejado, en otros post, del mismo modo. Los comentarios así serán siempre bienvenidos.