domingo, 22 de febrero de 2009

Emocionalmente, hablamos.


Qué bueno este sol!!!, es que revive a cualquiera, hasta a mi perejil moribundo: las hojas tocaron la mesa y de repente, lo puse al sol y hala! adiós decaimiento... Cuando da el sol el fin de semana, el tiempo no da para nada, además de lo que se suele hacer normalmente con mal tiempo: lectura, chimenea, charla, música..., hay que unirle pasear al sol, vivir al sol, caminar...

A pesar de mi resistencia a la siesta, sucumbo, y entre sueños de siesta dominguera, estaba viendo de refilón un programa de la televisión autonómica que hablaba de la morriña que se siente cuando uno se va de su patria chica; de entre todas las emigraciones que existen, cada cual más triste, hablaban de la "emigración emocional"...

He de decir que el término me puso en seguida en situación, no es la primera persona que conozco que ha tenido que "emigrar" para no sufrir más emocionalmente, y a mi me admiró el planteamiento: cuántas veces en algún momento de una crisis emocional piensa uno en marcharse y luego no es capaz de hacerlo, por cobardía pero también por ese punto absurdo de pensar "igual se arregla...no vaya a ser que entonces no nos encontremos, o no me encuentre". Quiero decir que a primera vista, parece que lo más cobarde es irse y, sin embargo, pienso que lo más valiente es precisamente poner tierra de por medio... ; eso significaría que has asumido el final, no tienes más esperanzas y puedes descubrir otras historias... El que ha sufrido por amor sabe que lo más dificil es precisamente asumir ese final, así que el que es capaz de hacerlo merece todo mi reconocimiento, aunque yéndose también trate de llevar a la práctica eso de "ojos que no ven, corazón que no siente"... al fin y al cabo, es importante que uno se autoproteja, y a la vez... trate de cambiar su vida.

Mi in-law acaba de descubrir que están poniendo El Golpe, The Sting, y a esto sí que sucumbo, caigo rendida, Robert Redford forever!.... jamás ví a un hombre más guapo... Me pasaré parte de la tarde con Robert...planazo...tan- tan, tan-tan-tan, taran-taran- tan-tan, taran-taran- tan, tarararara...

6 comentarios:

Françoise dijo...

Yo soy de las que se va.... cobardia o no, no lo se. Pero asi he sanado heridas.
Yo estoy tratando de revivir un ficus que tenemos en casa y no quiere. Estoy triste, no se que mas hacer!!!
Un beso

Laia dijo...

Yo también soy de las que se va, me pasa como a Françoise no se si por cobardía o valentía pero al final se curaron mis heridas.

Toda planta que cae en mi mano acaba muerta, he sido capaz de matar a un Aloe Vera... no tengo mano.

Espero que hayas disfrutado de tu tarde con Robert.

Muchos besos

Patricia dijo...

Yo tambien tuve un rompimiento que me enseno mucho, pero el que se fue fue el - literalmente se mudo de ciudad-. Ya se que hablas de la emigracion 'emocional', pero igual yo pensaba, que facil para el irse, cambiar de aires, tirarle tierrita al pasado y yo me quedo aca recordando. Al final, menos mal que me 'mude emocionalmente'.

Miriam dijo...

Ostras el perejil!! Si me pongo yo debajo del sol, tambien me revitalizará...????

Bueno, de momento voy a seguir tomando actimeles...

Beso!

Su dijo...

Si el perejil va p'arriba, los demás también.

Ay lo que nos enseña esta vida...

Un beso amiga, siempre a mi lado!!!
eso si tiene merito!!!

Sonia Martín dijo...

Nunca he tenido que irme, pero sí han venido y dejado todo por mí. Abrumador y maravilloso al tiempo.
Y sí, el sol hace verdaderos milagros. Qué gusto ¿verdad? Se echaba de menos.
Robert Redford mola mazo (que dirían los adolescentes que viven en mi casa) pero chica, donde esté Clooney (es que me tiene locaaaaaaa!!!!) Besazos. Sonia