viernes, 28 de noviembre de 2008

Sonrisas y lágrimas.

Es viernes, estoy contenta y triste. Contenta por el día que es y porque me apetece el fin de semana, mucho. Y triste porque se ha muerto una tía de mi querida M. y me da mucha pena. Era relativamente joven, en torno a los sesenta, y tiene varios hijos a los que su madre le hacía mucha falta, a muchos nos hace mucha falta nuestra madre, pero no sé por qué tengo esta sensación, será porque están un poco desperdigados, o porque los veía un poco desvalidos lo cual no tiene que ver con que así sea, claro… total,en una semana escasa, adiós.

Qué pena la muerte, me deja tan triste. Últimamente, no me entero más que de desgracias, de gente que muere y gente que se queda más sola que la luna como dice Sabina. Obvio que lo peor es para el que se va, pero la verdad es que muchas muertes crean a su paso unas situaciones límite para algunas personas, que supongo que con el tiempo superarán, pero hasta entonces… No sé que me pasa pero me apeno en exceso, es que hasta se me caen las lágrimas por personas que prácticamente no conozco, me pongo en su situación y rápidamente me veo viuda con la falta que me hace a mí mi in-law… y me entra una pena; pienso en lo duro que va a ser este invierno para los que se quedan aquí, y pienso en la horrible sensación que deben sentir día a día, en cómo uno puede sobrevivir a la tristeza más profunda, la del alma… todo esto pienso; últimamente reparo mucho en la muerte, esto tiene que tener alguna explicación, yo no veo que la gente normal le de tantas vueltas, no sé qué me pasa, repito. Me veo en los entierros de gente importantísima para mí, en cómo viviría sin ellos, hasta yo misma en un hospital con la angustia de tener que despedirme… un horror. Será que la desperdigada o desvalida soy yo, puede ser, efectivamente soy muy vulnerable, este es otro descubrimiento en mi vida, yo me creía la reina del mambo y la vida también se ha encargado de demostrarme que no lo soy. No sé cuántos descubrimientos llevo, pero sí que desde que acabé la carrera se me han puesto delante unas cuantas verdades como puños que me han hecho reflexionar mucho sobre cómo soy, y aún ahora, después de once años, todavía estoy aprendiendo a aceptarme, no ha sido fácil pero estoy en el buen camino…

Ayer hablaba de mi día optimista y hoy aunque parezca imposible con lo que he contado, sigo contenta primero, porque así estoy normalmente y, luego, porque lo anterior es solo un pensamiento recurrente que no me impide disfrutar de la vida afortunadamente; supongo que habrá personas que dirán pero esta tipa, siempre diciendo que está bien, que vive la vida, bla, bla, bla… pero es que es así, tengo la suerte de saber rodearme de buena onda y la mala, no entra en mis planteamientos de vida, aunque por desgracia esto no siempre lo puedo controlar, como ya he dicho en muchas ocasiones. El comentario de ayer no lo iba a publicar porque me parecía que era del tipo qué feliz soy y ya llevaba alguno en la misma línea. Supongo que pensé en que estaba siendo muy repetitiva y que a algunas personas les repatea leer siempre felicidades varias; a mi sin embargo me encanta leerlas en otros, ojo las no-felicidades también, porque esos momentos de lectura me transportan a otra vida, distinta a la mía; por eso, pensando en la gente a la que le pase lo mismo, finalmente sí lo publiqué y seguiré contando lo que me pase tal y como lo sienta, vamos, como hasta ahora.

Feliz fin de semana everybody.

6 comentarios:

Mamá Carmen dijo...

Creo que todos tenemos esos momentos de pensamientos lúgubres; por lo menos a mi me pasan, a veces con más frecuencia que otras. Supongo que la muerte está ahí, pero cuando nos toca más cercana nos hace pensar en ella y nos ponemos en lo peor.

Lo de contar alegrías y penas es lo que hay, es lo que somos y es lo que compartimos, si alguien "no gusta" siempre puede mirar a otro lado, ¿verdad? A mi la terapia bloguera me va muy bien, aunque no la aproveche al cien por cien.

Besitos. Feliz fin de semana para ti también.

Françoise dijo...

Pues es que es tan simple como que tu en tu blog escribes lo que se te pegue la regalada gana. Que si nos pagaran por esto hasta tal vez intentamos complacer al cliente, peor como no es el caso, decimos que es tu lugar, tu espacio y lo utilizas como quieras, al que no le guste que no vuelva, nadie esta obligado. Yo por mi parte amo leer a la gente que me cae bien, con quien siento el feeling...
Ahora pasando a las trascendentalidades.... es que creo que todo eso que te pasa nos lo trae la madurez, no me acuerdo de chica pensar en este tipo de cosas, esta bien enfrentarnos con esas realidades, y a nuestros miedos tambien. Todo eso hace parte de nuestro ser y de nuestra introspeccion. No siempre es agradable pero si muy util. Espero que la familia de esta persona supere rapido esta perdida y ojala no pasen una navidad muy triste.
Un beso enorme y buen finde.

Ainhoa dijo...

Uy lo de la muerte qué complicado, yo empecé a darle vueltas al asunto bien pequeña. Me anunciaron que un compañero de clase había muerto atropellado, yo debía de tener 11 años y lo pasé fatal. Luego resultó que no fue mi compañero sino su hermano pequeño pero el disgusto me lo llevé igual. Ahí me di cuenta de que la muerte puede llegar así sin avisar. Ahora cuando muere gente cercana me dan ganas de disfrutar todavía más de cada instante y doy gracias por poder pasar un día más con mis seres queridos. Muy bueno tu título, es así la vida.

Ainhoa dijo...

Uy lo de la muerte qué complicado, yo empecé a darle vueltas al asunto bien pequeña. Me anunciaron que un compañero de clase había muerto atropellado, yo debía de tener 11 años y lo pasé fatal. Luego resultó que no fue mi compañero sino su hermano pequeño pero el disgusto me lo llevé igual. Ahí me di cuenta de que la muerte puede llegar así sin avisar. Ahora cuando muere gente cercana me dan ganas de disfrutar todavía más de cada instante y doy gracias por poder pasar un día más con mis seres queridos. Muy bueno tu título, es así la vida.

coro dijo...

Mamá Carmen: me consuela si a ti alguna vez también te asaltan este tipo de pensamientos; a mi me chifla la terapia bloggera sí, gracias por compartir. Besos

Francoise: así haré, como tú dices lo que me pegue la regalada gana, me gustó. La familia estaba destrozada ayer por la tarde en el funeral, duras van a ser estas fechas para ellos. Un fuerte abrazo

Ainhoa: a mi me pasa así también, cuando me entero de la muerte de alguien, más disfruto de ese día y más agradecida me siento. Buen fin de semana.

Su dijo...

Un beso grande grande