lunes, 22 de septiembre de 2008

Y llegó...

Ya está aquí el otoño. Es algo que hasta me apetece, antes me entristecía muchísimo, pero no sé si es la edad o qué, ahora en general me gusta y en particular, me encantan las tardes de los fines de semana frente a la chimenea viendo llover o viendo cómo se caen las hojas de los árboles, un buen libro, un buen vino...

En esta casa lo noto como antes no notaba y no porque no sucediera evidentemente sino porque enfrente de mi porche puedo ver unos árboles que aquí llamamos carballos (los robles) que son de hoja caduca y entonces, pasan del verde-verde de la primavera y verano, al color ocre primero y grisáceo después en el otoño e invierno, respectivamente.

Estas dos imágenes son de los mismos árboles, la del verano es de hace un mes y la del otoño/invierno del año pasado… por sus copas van desfilando los cambios de estación y es una preciosidad… en cualquier lugar del mundo urbano o rural seguro lo es, qué bueno ver pasar el tiempo desde tu ventana…



3 comentarios:

Françoise dijo...

Y si.... tal cual...ya lo decia en mi casa virtual... como me gusta cuando llega el otoño... a mi a diferencia de otras personas no me atemoriza el pasar del tiempo, todo lo contrario, lo disfruto...
A disfrutar entonces....

Laia dijo...

A mi no me gusta el otoño, con el viene el frio. Aunque reconozco que ver llover fuera cuando ahce frio entada en mi sofa con mi cafe..... son de los mejores momentos.
No hay porque dar las gracias, tu tambien eres un encanto. Besos

Mariale divagando dijo...

Hola, primera vez por acá!

Gracias por el link!