jueves, 17 de junio de 2010

Unidad de crecimiento.

Lo reconozco: adoro la paz pero nací para crecer con estrés. Igual mi madre trabajó en exceso durante mi embarazo, vaya, el suyo. Igual simplemente soy así. Estas dos semanas he vivido 0 mata 0, no he leído la prensa, más que diez minutos con el café de las seis y cuarto de la mañana, he visitado otras vidas de corrido: comentarios ni uno pude dejar en ninguna de ellas; abandoné mis paseos, correr mis km, todo, hasta el tinto... bueno, salvo dos unidades a modo de minirración el sábado; y después de todo, crecí, sí, y encima estuve bien, de salud mental entiéndase: cundió el pánico en algún momento del fin de semana pero no hubo bajas de consideración. Soy estudiante, lo seré todo mi vida, me chifla estudiar; me gusta esa presión que te lleva a relacionar conceptos, a descifrar textos, memorizar con métodos imposibles que las comisiones del órgano de verificación y acreditación son TRE, de número, y además son de PEIG, cual Chiquito, (Técnica, de Recurso y Evaluadora; de Programación, Enseñanza, Institucional y General); entrar en shock cada dos horas, ay no tengo tiempo, mayday, mayday, nos caemos... hasta todo esto me gusta. Eso sí, hasta que llega la hora D, después ya me vuelve a gustar lo de siempre: recuperar la calma, y pasear como esta tarde por mi otro rincón favorito del planeta a mar abierto, y tomarme la cerveza más fría y rica del mundo en mi porche sin tener n-a-d-a que hacer, e irme a cenar en una hora con mi salud un buen jamón. Sin estrés, sin agobios, hoy ya lo necesito.
A quien pueda interesar: igual también es que soy muy torpe, en los tipo test en concreto y en la vida en general. Crecí en todo menos en resultados: ni ganas de ir a ver mi debacle.

5 comentarios:

Alegría. dijo...

Pues yo te entiendo muy bien. Debatirse entre dos extremos, aparentemente opuestos, pero compatibles.
Un beso.

P.D. ¿Creo entender que los resultados fueron los "no deseados"?

Ainhoa dijo...

Yo también trabajo mejor bajo presión, siempre ha sido así, pero a unos días de tranquilidad no le hace un feo nadie, no?
Así que no hubo suerte con los resultados? El que la sigue, la consigue. No te preocupes guapa, ya llegará.

coro dijo...

Lo sé, sé que lo entiendes por eso te leo, a ver si este fin de semana me pongo al día y te hago una visita con tiempo no para apagar incendios como esta semana. No sé ni cómo fueron, con eso te digo todo, de-sas-tro-sa estuve; ayer me enfadé tanto conmigo que casi no me doy ni al tinto, hoy ya me pasó. Un beso enorme.
En esas estoy, Ainhoa, en seguir y seguir, es una carrera de fondo iniciándose, me quedan muchos km. Sueño con este fin de semana de tranquilidad, antes de llegue ya estoy hasta nerviosa!!!!!

Alegría. dijo...

Sé que no lo haces, así, pero sin agobios. Sé que estás; lo veo, y me gusta y se nota y valoro tus comentarios, por el tiempo que te tomas, por lo que dices, y tomándome mi tiempo "para leer lo que pone", no como la vez primera, jajajajajajaja ;-)

¡Ni se te ocurra castigarte sin el tinto! Un beso.

Françoise dijo...

jajajajajajajaja venir a visitarte es siempre tan lindo!!! siempre me voy con una sonrisota!
Yo soy mas bien caotica, me gusta el caos y el agite... pero no para trabajar, me defiendo mejor a mi ritmo y a mi tiempo :)
Un besote reina!