sábado, 17 de octubre de 2009

Mary Poppins que estás en los cielos

No tengo nada especial que contar, estoy cansada, me duele la cabeza y tengo la cocina hasta arriba de platos, copas, cubiertos... ayer fue la segunda celebración, no sé si la tercera, y aún me queda otra cena el próximo viernes en casa. Y no, no puedo juntarlos a todos en una única celebration sino ya lo habría hecho, claro.

Lo cierto es que hoy querría ser Mary Poppins y hacer ese pequeño silbidito de ella y que todo estuviera en orden con un chasquido de dedos, o con las palabras " un, dos" pero me temo que ni lo soy ni ella puede volar hasta aquí, esta casa le queda algo lejos. El cumpleañista ha tenido que ir a resolver una urgencia que se le ha presentado a primera hora de la mañana, me ha dejado sola ante el peligro y por eso estoy aquí haciendo tiempo y escribiendo chorradas para evitar entrar en la zona de combate en la que se ha convertido mi cocina. Hay fuego cruzado, aviso: oigo crujir platos con cubiertos, sartenes con ollas... no sé si ponerme el casco azul o dejármelo largo.

Conste que ayer fuimos unos auténticos chefs de primera: hicimos un casero menú degustación a dos, yo me encargué del primero y el último y mi in-law de los del medio. Por eso hay mil platos, cubiertos... no pude ir haciéndoles una foto porque la prisa apremiaba y me quedé sin pruebas del delito, -os, igual el próximo viernes... Jamón ibérico y empanada crujiente de zamburiñas, ensalada templada de vieira, daditos fritos de rape sobre tomates aliñados, arroz de rape y langostinos (con una nueva técnica del arrocero: arroz con paradiña... salió increíble, se la debe al cocinero Quique Dacosta) y por último, milhojas de lacón con grelos... todo mini, mini, claro, parece un mundo pero se lo comieron todo, y encima, les encantó. Ah! que me olvidaba, y de postre copa de helado de vainilla con nueces macadamia, taquitos de brownie de chocolate templado y frambuesas del Jerte... Delicioso todo, no está bien que yo lo diga pero estaba todo de-li-cio-so. Regamos los delitos con un vinazo, dos mejor dicho, primero un albariño fresquito: Davila del 2008 y luego un riojazo de esos de perder el sentío Roda I, reserva 2003... Estuvo muy bien la cena. Además, esta vez ascendí a cocinera y dejé de ser pinche por un día...

En fin, planazo supercalifragilisticuespialidoso; allá me voy, por si no vuelvo... chichos: os adoro.

8 comentarios:

Simplemente yo dijo...

jajaja que te sea leve!! si quieres te los cambio por mis tareas que me resisto a hacer. Aitana mala, yo barrigona, cambio de ropa de temporada. Hacer a la malhumorada enferma que se cambie de ropa un par de veces para ver si le cabe la ropa del año o pasado o para mi alegría ha crecido por fin. Con barriga incluida agacha y sube mil veces, dobla y desdobla ropa y a los cajones todo ordenado. Coger perchas que mi hija esparce jugando por al casa y correr detrás de kiwi para que no se coma los calcetines (es su gran afición, que le vamos a hacer) ¿Te sientes mejor ya? jajaa. Me parece que no serás la única que pringue esta mañana.

Caraiiii, menudo menú, me dan ganas de teletransportarme a donde quieras que estés. Yo te lo firego todo luego, prometido. Porque el placer de semejante comida lo vale todo!! no me cabe duda que estuvo todo buenísimo.

Muchos besitos gran chef!!

PD: da señales de vida después de fregar a ver si sobreviviste a la hazaña, jaja

coro dijo...

Já Laia, sobreviví pero ya me extrañaba a mi estar tan cansada y tal, y era porque estaba incubando algo y por la tarde me la pasé silloneando con fiebre. Por lo menos, descansé. Cambio de armarios???? muero!!!! Un besazo

Mamá Carmen dijo...

Nada, nada, seguro que la guerra la ganaste tú. Es lo malo que tiene el pasárselo bien invitando en casa. Si te sirve de consuelo yo recibí este viernes a siete amigas en casa, lo bueno es que como yo no tenía tiempo (llevo una semana de locos) ellas se trajeron las viandas y yo puse la mesa y las bebidas, eso sí también me quedé con la "retaguardia" cargadita. Me lo tomo con calma, lo bueno fue la noche y el estar entre amigos.

Muchas felicidades muy atrasadas a tu in-law. ;) y muchos besos.

coro dijo...

Hombre Carmen, qué bueno leerte por aquí, me alegra que estés organizando esas súper cenas con tan buena organización, cada una una cosa... eso está bien y mejor que tengas ganas de disfrutar de amigos y de cenas, buenísima señal, un beso enormeeeee!!!!!!!!!

Françoise dijo...

ay no... despues de leer la descrpcion de los platos, hasta me alegre del combate que te toco despues jajajajaj por pura envidia!!! jajajajaja no mentiras.
Yo si que te entiendo.... odio hacer oficioooooooooooooo! espero que haya sido mas facil de lo que te imaginaste.
Un abrazo enorme!

Sonia Martín dijo...

¡Coro! ¡Qué alegría venir por aquí! Lo primero: la foto de la cabecera del blog te ha quedado espectacular. Me encanta.
No te preocupes, yo creo que nos pasa a todos. Cuando se amontona el trabajo en la cocina quisieramos salir volando y desaparecer. Poco a poco. Qui va piano, va lontano, que creo que dicen los italianos.
No me extraña que con ese menú la celebración saliera excelente.
Un beso muy grande, y me alegro de estar por aquí.
Sonia

coro dijo...

Ya me habéis alegrado el lunes, Francoise y Sonia, qué gusto da leer vuestros comentarios!. Por cierto Sonia, la foto es de una casa a pie de playa que encontré este verano en la playa de Beluso en Moaña, en el otro lado de la ría de Vigo (Pontevedra), un pueblito marienero con todo su encanto y en el que se come de auténtico vicio; me llamó tanto la atención el reflejo que me pareció una presentación del mar impecable. Mil besos.

coro dijo...

Gravísimo error: Beluso está en Bueu, Pontevedra. Es un sitio imperdible.