domingo, 31 de mayo de 2009

Festejosssss

Ayer fue día de festejosss familiaressss y en mi casa. Ya he comentado en alguna ocasión la tendencia acumulativa de esta mi familia, y ayer no iba a ser una excepción: se celebraban dos cumpleaños en uno y ciertamente, los cumpleañistas fuimos muy afortunados en regalos y en cariño. Y en calor, qué día tan bueno... por aquí no nos acostumbramos a los 30º, nos los mandaron para la ocasión.

El día fue un poco locura y transcurrió a nuestro modo celebratodo habitual. La mesa estaba preciosa, de un verde-verde, con flores y velas que me hicieron retirar rápidamente para el aperitivo... todo lo cuidadita que la preparé se convirtió en seguida en una locura más, los fumadores con mi señora madre a la cabeza, depositaron sus pertenencias tabaqueras por doquier, los ceniceros fueron haciéndose sitio mientras aperitiveábamos, los platitos del pan los conviertieron en posavasos para las copas del rico albariño.... es decir, un caos, o lo que es lo mismo, mi familia en estado puro...
Cuando a las ocho de la tarde se marcharon, tenía la cocina absolutamente impracticable y todo manga por hombro, así que me puse a recoger y tardé algo más de una hora en recuperar la paz en mi cocina pero lo conseguí ... aquí tenéis el antes y el después...


Y de premio, ya cansada de todo el día guerreando, me dispuse a repasar lo vivido para que no se me quedara nada olvidado por ahí, nuevamente apreté el botón de rec; repasé el día y los regalos que fueron muchos y chulísimos. Todos conocen mi querencia por la chatarrada, collares, pulseras... y sobre todo por los sombreros, y de todo esto cayó un poquito. Con mi cervecita en ristre y mi sombrero nuevo bien caladito, pensé en contaros esto mismo que os estoy contando hoy aprovechando los últimos rayos de sol en mi porche, pero me dio pereza y me dediqué sólo a disfrutar de la calma después de la tempestad...


Menos mal que hay días tan maravillosos como éste, ahora que ya está guardado en mi memoria ya estoy tranquila, cuando lo necesite, lo sacaré...


6 comentarios:

Laia dijo...

Que bien lo pasaste, estuviste en toda tu salsa.

Me ha echo gracia la frase de tu familia en estado puro, jajaja ¿será que todas son iguales?

Sonia Martín dijo...

Lo primerito: ¡Felicidades miles! ¡Qué cumplas muchísimos más!
Y lo segundo: me ha encantado el post. Me he sentido tan a gusto leyéndolo que he creído que estaba allí mismo con toda la familia celebrándolo. Y por cierto, comparto tu pasión por la chatarrada (genial la palabreja).
Una vez más, muchísimas felicidades y que todos tus cumpleaños sean tan locos y tan fantásticos.
Besos y el número conveniente de tirones de orejas.
Sonia

Sonia Martín dijo...

¡Qué lo olvidaba! Por lo que se ve en las fotos tienes una casa muy, muy bonita.
Otra vez la de antes.

coro dijo...

Laia, igual sí son iguales, en la mía es fácil que se genere caos en cualquier reunión... pero seguro que en todas un poco, verdad?

Sonia, hoy me acordé de ti por el vuelo de AF desde Sao Paulo y de las tantas veces que nos escribes desde allí, como ves... te tengo en mente eh?, que no se diga!. Gracias por las miles de felicidades y por los piropos caseros, eres un sol!!!

Françoise dijo...

Me alegro por ti... de verdad!!!!!

Ainhoa dijo...

Espero que hayas empezado la nueva etapa con buen pie. En todo caso recargaste fuerzas el fin de semana pasado.
Qué bonito Estocolmo y me pareció muy curioso lo de tus zapatitos viajeros!!!