jueves, 16 de abril de 2009

Las sorpresas que son sorpresas

Hoy celebramos el 40 cumpleaños de nuestro amigo X, aunque realmente los cumple el sábado. Su mujer le ha organizado una cena sorpresa que tiene que ser hoy porque mañana se van a su casa en Barcelona. Estoy convencida que él ya lo sabe porque S. no es capaz de disimular... con lo bonitas que son las sorpresas-sorpresas y no las sorpresas-yalosabíaperodisimulo. A ver qué cara pone hoy cuando llegue y nos vea a todos allí sentados esperándole.

No hay nada que me guste más que las sorpresas, darlas y que me las den. Ayer recordábamos precisamente el día de hace tres años que aparecí en su casa en Barcelona de sorpresa, estaba a punto de dar a luz a su niña e incluso pensé que llegaba el momento cuando me vió. Era jueves naturalmente, siendo mi día preferido no podía llegar en otro día. Se volvió loca cuando me vió, como me habría vuelto yo. Nos pegamos el abrazo del siglo. Hacía diez meses que no nos veíamos, y la primera sorprendida fui yo cuando le ví esa barriga tan tierna de las embarazadas a mi querida amiga de toda la vida.

Ese día cogí un vuelo muy tempranero desde la otra punta de la península, no pude dormir en el avión en la hora y pico por los nervios. Al llegar me fui en metro con mi maletita hasta su casa. Mi problema es que las otras veces que había ido, iba con mi in-law que se orienta mejor que yo, vaya, debería decir se orienta porque no es que yo lo haga mejor o peor es que directamente no lo hago. Por eso llevaba todo planeado y sobre papel: primero le llamó un compañero de J. para preguntarle si iba a estar por la mañana en casa que le enviaban un paquete: afirmativo; luego, me había bajado de Internet la noche anterior la ruta que debía tomar para llegar a su calle: todo ok, podía llegar. Lo malo fue que no me coincidía la realidad con mi papelito, caminé y caminé desde la parada en la que bajé, que supuestamente estaba al lado de su edificio, y ni encontré la calle ni nada conocido. Vuelvo a coger mi plano, sitúo su zona, y digo pero si tiene que estar aquí.

Total que la llamo, qué tal, cómo estás, qué mal te oigo, tienes algo que hacer esta mañana?, no?, que esperas un paquete de aquí?, aaaa, que tu madre dice que no te manda nada? Ya,ya,ya qué dónde estoy ahora? pues en la Calle C. , anda, que se llama igual que la tuya?, y en qué número vives, en el 11?…. en ese momento me giré y ví que estaba en el 430!!!!!!!!!!! y que su calle la cortaba otra traversalmente y luego seguía. Estoy perdida, le digo, cómo atajo para llegar en poco tiempo hasta tu casa?... Los gritos por el teléfono se podían oír en China: prométeme que no es otra broma de las tuyas, aaaaaaaahhhhhhh, cómo que estás aquíííííííííí, qué es aquí? y J, no viene? …. Ay, que me encuentro mal…..Fue francamente divertidísisisisisimo. Ayer recordándolo aún nos reíamos.

Después nos fuimos por ahí todo el día juntas, llevábamos sin vernos muchos meses, antes de tener a su niña no venía tanto por aquí como ahora, y fue un día absolutamente delicioso. Comimos rico, paseamos, hablamos… a las nueve fuimos a recoger a su maridito, el cumpleañista de hoy, que tampoco sabía nada y le volví a hacer el número de la sorpresa aunque opté por el modo abreviado para aplacar mis ganas de ir a tomar unas cañitas por mi queridísimo Passèig de Gracia; luego me llevaron a cenar a un sitio tan, tan, tan bonito…. Barcelona es una ciudad maravillosa. Ese día fue inolvidable. Al día siguiente llegó mi in-law, otra sorpresa….

4 comentarios:

Miriam dijo...

Este post me recuerda que hace mucho que no sorprendo a nadie. Voy a ver si maquino algo...

Françoise dijo...

Que lindo! esa si que es una señora sorpresa!!! Y ademas llegar para recibir a la hijita! wow!!! tremendo regalo, para las dos!
A mi tambien me encantan!
La ultima vez que sorprendimos fue el año pasado cuando fuimos a Colombia, nadie sabia. Solo una persona que habia reunido a todos con una excusa tonta y cuando nos vieron llegar, bueno... cuando vieron llegar a Luciano a mas de uno casi le da un ataque cardiaco!
Jajaja, yo tambie soy pesima para eso de la orientacion y creo que es peor si me dan una brujula! no es lo mio definitivamente. Y que me dices de leer un mapa!? no no, eso no es para mi!
Pues feliz cumple para tu amigo! y ojala que no sospeche nada!

coro dijo...

Francoise: no sospechó nada, fíjate, fue una cena preciosa, el sitio es muy bonito y le apagaron luces... lo pasamos muy bien y él estuvo feliz.
Planos a mi?????? aparta de mi ese veneno!!!!!!!!Ciertamente, puedo llegar a ser peligrosa incluso con un plano en las manos!!!

Ainhoa dijo...

Aquí leyendo posts retrasados. Me encantan las sorpresas y a mi mardito más. Pero como dices tienen que ser "sorpresas-sorpresas", las otras no valen.